LA INMOLACION POR LA BELLEZA

                                                          

El erizo era feo y lo sabía. Por eso vivía en sitios apartados, en matorrales sombríos, sin hablar con nadie, siempre solitario y taciturno, siempre triste, él que en realidad tenía un carácter alegre y gustaba de la compañía de los demás. Sólo se atrevía a salir a altas horas de la noche, y si entonces oía pasos, rápidamente erizaba sus púas y se convertía en una bola para ocultar su rubor.

Una vez alguien encontró esa esfera híspida, ese tremendo alfiletero. En lugar de rociarlo con agua o arrojarle humo (como aconsejan los libros de zoología), tomó una sarta de perlas, un racimo de uvas de cristal, piedras preciosas, o quizá falsas, cascaveles, dos o tres lentejuelas, varias luciérnagas, un dije de oro, flores de nácar y de terciopelo, mariposas artificiales, un coral, una pluma y un botón, y los fue enhebrando en cada una de las agujas del erizo hasta trasformar a aquella criatura desagradable en una animal fabuloso.

Todos acudieron a contemplarlo. Según quien lo mirase, semejaba la corona de un emperador bizantino, un fragmento de la cola del Pájaro Roc, o si las luciérnagas se encendían, el fanal de una góndola empavesada para la fiesta del Bucentauro, o si lo miraba algún envidioso, un bufón.

El erizo escuchaba las voces, las exclamaciones, los aplausos, y lloraba de felicidad. Pero no se atrevía a moverse por temor a que se desprendiera aquel ropaje miliunanochesco. Así permaneció durante todo el verano. Cuando llegaron los primeros fríos había muerto de hambre y de sed. Pero seguía hermoso.

 

Análisis literario del texto:

Título: Anticipa el tema del relato. el vocablo "inmolación" se interpreta como "Dar la vida en provecho u honor de una persona o cosa".

Contenido: El inútil sacrificio del erizo por conservar una falsa apariencia puede considerarse como idea esencial.; como ideas principales, la tristeza y retraimiento del erizo, su embellecimiento y la admiración que su disfraz despierta.

Argumento: El erizo vivía en soledad y estaba siempre triste a causa de su aspecto desagradable, hasta que un día, alguien, en vez de causarle daño, optó por cubrirlo de adornos. Convertido en un ser maravilloso, suscita admiración o envidia en quienes lo contemplan. Por temor de perder ese hermoso ropaje permanece inmóvil a lo largo de  todo el verano. Cuando llega el frío, ya ha muerto de hambre y de sed, pero conserva intacta su belleza.

El autor en el texto: No está integrado en el texto, no como personaje ni como testigo. el narrador refiere los  hechos en tercera persona y conoce la interioridad de todos los personajes, sus pensamientos y reacciones; se trata, por lo tanto de un narrador omnisciente. El punto de vista está fijo y predomina una actitud objetiva.

Tratamiento del tiempo: Es cronológico. Los hechos se van relatando en forma sucesiva.

Lugar y época: Por el carácter del relato no se fija ni tiempo ni lugar en que ocurren los hechos. Se alude a ellos en forma imprecisa: "vivía en sitios apartados", "Una vez alguien encontró".

Personajes: El erizo es el protagonista, el personaje central. De él conocemos las características externas _su fealdad convertida en belleza_ y el proceso interior que lo lleva de la tristeza a una aparente felicidad. Los demás personajes están presentados de una manera indeterminada: "alguien encontró esa esfera híspida...", :Todos acudieron a contemplarlo...", "si lo miraba algún envidioso...".

Género: Narrativo. Es una fábula, composición breve que sugiere una enseñanza, y en la que actúan preferentemente animales.

Mensaje: Al escribir el cuento el autor se ha propuesto imprimirle determinado sentido; el lector es quien debe captarlo de acuerdo con su sensibilidad.

Tras la lectura de la fábula cabe preguntarse: ¿Tiene objeto el sacrificio del erizo por conservar una apariencia falsa? ¿No es la vanidad una mala consejera? Con manifiesta ironía, el autor intenta dar respuesta a estos interrogantes.